viernes, 25 de diciembre de 2015

Roscón de Reyes



Vamos a preparar un riquísimo roscón para comer en estas fiestas tan bonitas y especiales.

Necesitaremos:
700 gramos de harina de fuerza
250 ml de leche
150 gramos de azúcar glass
125 gramos de mantequilla
30 gramos de levadura fresca de panadería ( en taco)
2 huevos grandes
10 gramos de sal
dos cucharadas de aroma de azahar, otra opción sería un chorrito de anís.
ralladura de naranja y de limón al gusto ( cuanto mas pongáis mas sabor y olor darán)

Para decorar:
yema de huevo
Frutas escarchadas
azúcar mojada en agua
figurita horneable ( premio dentro de la masa de roscón)

Hacemos la masa de arranque, para ello calentamos 50 ml de leche, y le añadimos 50 gramos de harina y los 30 gramos de levadura de panadería. Amasamos hasta formar una masa pegajosa y la dejamos 30 minutos fermentar en un  lugar cálido y tapada.

Veréis que la masa de arranque ha doblado su volumen, es el momento de añadir el resto de los ingredientes, los 200 ml de leche que nos quedan, que calentaremos también (un poquito, templada),
el azúcar glass, los 2 huevos, la sal, las ralladuras de naranja y limón al gusto (yo os recomiendo rallar 1 naranja y 1 limón), el aroma de azahar o el anís (elegís uno de los dos), los 650 gramos de harina que nos quedan y por último la mantequilla derretida.
Mezclamos todo en amasadora con accesorio gancho a velocidad baja, o si no tenéis, a mano.
Cuando se halla formado una bola, tapamos el bol con un paño y lo dejamos levar 2 horas.

Una vez pasado el tiempo, sacamos la masa del bol, enharinamos la mesa de trabajo y amasamos un
poco la masa para quitar el gas formado en la fermentación.
La masa dará para 2 roscones medianos, así que hacemos dos bolas del mismo tamaño, y damos forma a los roscones.
Esto lo hacemos con el dedo, en la zona central de la bola, hacemos un agujero, y empezamos con movimientos circulares a agrandar el agujero. Tenemos que dejar un agujero muy grande, ya que al volver a fermentar y luego al hornear, la masa crece mucho y el agujero queda muy pequeño, así que os tiene que quedar con forma de aro algo ovalado.
Precalentamos el horno a 50 grados, apagamos el horno y metemos los roscones 1 hora a levar.



Ahora solo nos queda decorar los roscones y hornearlos a 180 grados con calor arriba y abajo unos 20 minutos.
Para decorar los roscones, pintamos su superficie con yema de huevo, colocamos frutas escarchadas al gusto, y mojamos en un cuenco un puñado de azúcar con un poco de agua ( muy poquita agua), para que quede como en bolitas, y lo colocamos por todo el roscón.
Llevamos al horno.
Esperamos a que enfríe para servir. Os va a encantar el resultado!!!!



2 comentarios :